jueves, 19 de octubre de 2017

1835* Algunos Críticos Aceptan La Crítica Solo Si No Hay Crítica

N| 1835 | 18oct2017 |  Año 12

BRECHA y La Izquierda Cosmética


“Somos una vasta colonia del capitalismo extranjero y debemos realiza nuestra segunda independencia”

(Carlos Quijano. 1925. Citado por Luis Delio)


¿Alguien supervisa la seriedad de lo que se publica en el semanario “Brecha”?

18 octubre, 2017 Hoenir Sarthou en Voces


 En la pasada edición, una larga crónica y una columna de opinión, firmadas respectivamente por Salvador Neves y Aníbal Corti, se dedicaron, en yunta, a insinuar una acusación de fascismo contra mí. El pretexto es que participé como expositor en un “cabildo abierto” convocado por “Proyecto Segunda República Oriental”, vinculado a la organización argentina “Proyecto Segunda República”, de inspiración peronista aunque disidente del justicialismo.


A estas alturas, no voy a dar examen de fe democrática. Llevo casi cincuenta años militando por causas populares, participé activamente en la lucha contra la dictadura, voté siempre a fuerzas que creí de izquierda, practiqué toda la vida el pluralismo y la tolerancia ideológica y nunca cometí un acto violento o contrario a la libertad. Por eso, vincularme con cualquier fascismo es una estupidez malintencionada. Los motivos de esa actitud los conozco y probablemente queden más claros para los lectores al final de esta nota.


Aclaración: como no tengo ningún cargo público ni integro ningún partido, no tengo que pedir permiso ni que dar explicaciones a nadie para hablar donde y de lo que me parezca. Obviamente, tampoco tengo ninguna vinculación política ni personal con “Proyecto Segunda República”, oriental o argentino, salvo la de haber sido invitado para esa actividad puntual.


Desde hace años, acepto debatir o exponer ideas cuando me invitan y el tema me parece interesante. He participado en foros con blancos y colorados, con frenteamplistas, con militantes feministas y LGTBI, con gente del Partido Independiente, con liberales, anarquistas, católicos, militantes estudiantiles y ex presos políticos.  Escribo en Voces y participo en el programa radial “En Perspectiva”, que se caracterizan por dar espacio a la más absoluta pluralidad de opiniones. Creo necesario  el intercambio de ideas y me parece muy perjudicial la tendencia al “pensamiento único” que está primando en algunos sectores de la sociedad uruguaya. 

Obviamente, sólo soy responsable de lo que digo, y no de lo que digan o piensen otros expositores, a los que a menudo uno recién conoce –es el caso en cuestión- minutos antes de iniciar la charla.
Se podrá estar de acuerdo o discrepar con ese criterio, pero –reitero- insinuar que por eso soy “fascista” es de una mala fe escandalosa.


NEVES


Neves pretende hacer la crónica de la actividad. Y no miente del todo. Oculta. Recorta los discursos y los hechos, o los interpreta, hasta que se acomoden a lo que quiere decir que fueron. 

En ocasiones también delira, como cuando afirma que era un “auditorio viril (tres mujeres en no más de sesenta concurrentes)”, siendo que al terminar me saludaron al menos diez mujeres y hasta la foto parcial con que ilustra su crónica muestra más cabezas femeninas de las que él contó.


El público distaba mucho de estar compuesto por musculosos jóvenes tipo “camisas negras”, como insinúa Neves. Hasta donde pude ver y hablar, había católicos, colorados, ex votantes frenteamplistas, gente que estaba “chusmeando” , un muchacho que pidió la palabra dos veces y manifestó una clara obsesión anti sionista, y también gente que se siente desnorteada, decepcionada del sistema político, y busca aleatoriamente algo distinto, sin saber bien qué.


Los pasajes de las intervenciones seleccionados por Neves están deliberadamente recortados para destacar ciertos contenidos y ocultar otros.

 En el caso de la mía, parece haber llegado tarde o no haber oído la introducción en que expuse sobre la sumisión global de los Estados y de las instituciones democráticas a las corporaciones económicas. 

Sólo registró y publicó lo relativo a la ideología de género, seguramente para indignar a un público políticamente correcto sin turbar su digestión con referencias  incómodas al imperialismo y a la dependencia.


No fue el único discurso al que distorsionó. 

En una actividad dedicada a las posibles  formas de emancipación geopolítica de América Latina (vieja preocupación de Perón), Neves sólo destaca las afirmaciones autoritarias (que las hubo) y oculta los duros pero veraces diagnósticos sobre las causas de la dependencia y la responsabilidad que por ella les cabe a las élites políticas.


Llevo demasiados años en la comunicación como para no conocer las reglas de juego. Es muy rara la información imparcial, o al menos de buena fe. Por eso, si quieren saber lo que realmente pasó y se dijo en el Club Villa Miñor, no se queden con la crónica de Salvador Neves.


CORTI


Lo de Corti es más interesante. Bajo el título “Tercera posición” se pregunta si el eje “patriotismo-mundialización” ha  sustituido al eje “Izquierda-derecha” en el debate político...


Para ello, caracteriza a la “Tercera posición”, diciendo que “no es un nombre que se aplica a las corrientes políticas que no se consideran a sí mismas propiamente de izquierda o de derecha”. Y aclara rotundo: “”Tercera posición” es otro nombre del fascismo, considerado en su sentido más amplio (es decir no reducido a su expresión italiana)”.


Es sorprendente que esa afirmación se haga en “Brecha”. Por un lado, porque demuestra la absoluta ignorancia del columnista sobre qué fue la “Tercera posición”. Y, por otro, porque “Brecha” es heredero y se supone que continuador de “Marcha”, el semanario en el que Carlos Quijano y Arturo Ardao, entre otros, defendieron siempre la Tercera posición.


Para algunos, el tercerismo nace de la actitud que adoptaron ciertas figuras y corrientes políticas antiimperialistas de América Latina desde la Revolución Rusa en adelante. Se caracterizó por mantener el rechazo antiimperialista ante la injerencia de los EEUU y, a la vez, la independencia política respecto a la Internacional comunista hegemonizada por la URSS. Personalidades continentales, como los argentinos Manuel Ugarte y José Ingenieros, los peruanos José Carlos Mariátegui y Víctor Raúl Haya de la Torre, el mexicano José Vasconcelos y, en el Uruguay, Carlos Quijano y otros, defendieron esa postura.


El fenómeno se potencia al terminar la Segunda Guerra Mundial, cuando se inicia la guerra fría. En un mundo dividido en dos bloques enfrentados, la tercera posición no era una división teórica (“ni izquierda ni derecha”) sino una postura geopolítica que intentaba mantener una difícil independencia, tanto respecto de Washington como de Moscú.


En esa línea hubo expresiones políticas consideradas de derecha y otras de izquierda. Desde movimientos populistas autoritarios, como el peronismo argentino y el varguismo en Brasil, hasta organizaciones antiimperialistas socializantes, como el APRA peruano. La Revolución Cubana, al menos hasta que necesitó apoyarse en la URSS, también tuvo ese signo.


En el Uruguay, la tercera posición fue sostenida por personalidades de la talla de Carlos Quijano, Arturo Ardao, Aldo Solari y Carlos Real de Azúa, cuyo libro, “TERCERA POSICIÓN, NACIONALISMO REVOLUCIONARIO Y TERCER  MUNDO”, es uno de los más profundos análisis de la postura. Tampoco fueron ajenos a ella los historiadores revisionistas, Alberto Methol Ferré, Roberto Ares Pons y Washington Reyes Abaddie.


Bajo el prestigio intelectual de Quijano y ocupando mucho lugar en las páginas de “Marcha”, la tercera posición fue la matriz en que se formaron como antiimperialistas varias generaciones de militantes de izquierda “independiente” (léase “no comunista”), entre las que revistaron gentes como Vivián Trías y Raúl Sendic.  Respecto al peronismo, Quijano mantuvo una actitud prudente.

 A diferencia de Methol, no sentía simpatía por Perón, pero nunca lo condenó, quizá porque el nacionalismo peronista era un potencial aliado en la lucha por la independencia.  Pertenezco a una de las últimas generaciones que recibió la influencia  de Quijano a través de “Marcha”.


Ahora me entero de que todo eso es fascismo para Aníbal Corti.
Me tocó nacer en una cueva fascista. Mi padre, lector de Marcha y, como todos, muy influido ideológicamente por Quijano, fundó en 1962 un movimiento llamado “Nuevas Bases”, que se definía como tercerista y que luego se aliaría con Enrique Erro y el Partido Socialista de Trías y de Sendic. Algunas reuniones se hacían en mi casa.

 Allí, de niño, conocí y oí hablar de antiimperialismo y de tercerismo a “fascistas” reconocidos, como Mariano Arana, Raúl Gadea, Roberto Ares Pons y mi padre, entre otros.


Ah, por último, si quieren algo divertido, comparen la definición y el inventario de corrientes terceristas que reseña Corti con las de un artículo de “Metapedia” titulado también “Tercera posición”, disponible en Google. Los invito a encontrar las siete diferencias.


LA IZQUIERDA COSMÉTICA


Corti y Neves expresan a una izquierda que ha sustituido a Marx y a Quijano por las declaraciones sobre género y racismo de la ONU y de la OEA

.
Eso le permite chiflar y mirar hacia arriba mientras el país se bancariza, la tierra se extranjeriza, el agua potable se contamina, las inversiones extranjeras determinan nuestra economía sin ni siquiera pagar impuestos, y los tratados y contratos de inversión nos atan de pies y manos


Para la izquierda cosmética eso no es importante. Confunde al poder y a la justicia social con una serie de gestos simbólicos y decorativos: decir “todas y todos”, una transexual en el Parlamento, el femicidio, y cuotas para los lobbys adecuados.


Tampoco le llama la atención que Soros, Rockefeller, la ONU y el Banco Mundial financien, promuevan y aplaudan esas cosméticas. De ahí proviene su poder, por eso sus proyectos son votados por unanimidad en el Parlamento.
Corti se plantea una pregunta: 

¿El eje patriotismo-mundialismo reemplazó al eje izquierda-derecha? (en realidad el primer eje debería ser “soberanismo-mundialismo”, porque el patriotismo es un sentimiento y no un proyecto político)


La pregunta desnuda al interrogador. Porque la lucha por independizarse de los poderes que expolian al mundo no es algo que llegó para sustituir a otra cosa. Siempre estuvo.

¿Qué significaría “izquierda” sin antiimperialismo y sin soberanía popular? 

Ese es el ADN de la izquierda latinoamericana. Aunque la izquierda cosmética no lo sepa, o lo haya olvidado, y le dé mucha rabia que se le recuerde.


Disparen sobre el columnista

Editorial de Voces por Alfredo García 18/10/17


Me vivo calentando con las  polémicas posturas de Hoenir Sarthou.


Discrepé profundamente cuando decidió en el 2014 no votar al Frente Amplio.
Disentí con su  férrea oposición a la iniciativa de la inclusión financiera.


No estoy de acuerdo con sus análisis sobre  complots desde el primer mundo.
Creo que es un error su visión sobre el feminismo y los resabios patriarcales.
Y dos por tres nos trenzamos en discusiones de grueso calibre y alta tensión.


Debo reconocer que alguna vez me ganó la cuereada, y tenía plena razón, como en el caso de Pluna, que me vaticinó el desastre  mucho antes de que ocurriera.
Cada miércoles lo atomizo porque la puntualidad no es una de sus virtudes y es impensable la entrada a imprenta  sin contar con su Indisciplina Partidaria.
Pero en los últimos tiempos he sido testigo de ataques y críticas en su contra que me muestran un fundamentalismo inadmisible en gente que se dice de izquierda.


Desde el comentario de una destacada feminista uruguaya que frente a mi reclamo por no enviar un informe al semanario dice: “Sacá a Sarthou de VOCES y te lo mando”.


O del amigo de décadas que dejó de ir a los cumpleaños de Hoenir porque su compañera (reconocida militante de izquierda radical) no tolera sus opiniones  políticamente incorrectas.


O el copete de una crónica en Brecha que desliza una  deslegitimizante suspicacia: “El acre perfume neofascista  de esta formación no impidió al Dr. Hoenir Sarthou ser parte de la mesa”.


Sin olvidar la infinidad de comentarios que lo golpean constantemente en las redes sociales.


¿Qué miedo hay en la izquierda con las opiniones  que van contra la hegemonía imperante?

¿Se lee lo que se escribe o se interpreta de una, de acuerdo con lo que pienso sobre el autor?


¿Estamos frente a una horda de trasnochados  “frommianos” con miedo a la libertad?


¿Resurgen bajo el  manto de “Nuevos derechos”  los estalinistas censores de otrora?

Nuestra sociedad y fundamentalmente nuestra izquierda precisa muchos “Sarthous”.


Tipos que te remuevan permanentemente las neuronas, en el acuerdo o en la discrepancia.


Contra las verdades únicas, contra cualquier tipo de censura, contra visiones globalizadoras siempre estaré espalda con espalda con Hoenir, contra los policías del pensamiento siglo XXI


 NdeR: la nota que motiva estas respuestas se publicó en


14.OCT | postaporteñ@ 1833 MUSEO DE GRANDES NOVEDADESPor brecha


voces - postaporteñ@ 1835 - 2017-10-18 




Lo que queda de cinco mil días, imagen de Uruguay en Haití

 

>Una opinión personal


Luego de 13 años de ocupación, la ONU concluye el retiro de las tropas de una fuerza militar internacional, en que Uruguay participó durante casi todo el tiempo.

La BBC de Londres realiza un  somero balance.Los cascos azules salen de Haití, "5 momentos complicados (sic) que marcaron la presencia de las fuerzas de la ONU". Esos serían.


1. La ocupación misma en 2010 con 8 mil efectivos que convalida y prolonga la invasión de febrero de ese año (EEUU, Francia y Canadá) que derrocó y secuestró al presidente (democráticamente electo) Aristide. La razón invocada, según esta recopilación, era resolver la "intensa inestabilidad" y la "violencia política generalizada", pero "fue un proceso muy lento", según la BBC.


2. En 2010 ocurre "el devastador terremoto". Haití queda en la ruina, la ONU aumenta sus efectivos a casi 15 mil y se suma la "invasión de las ONG", pero los resultados en incapacidad y corrupción fueron una vergüenza; la discusión sobre el tema queda deplorablemente saldada seis años después, cuando el impacto del huracán Matthew y sus secuelas repite el panorama, mostrando la persistencia de la vulnerabilidad de Haití. Un especialista en temas de asistencia humanitaria explica a la BBC: "no existe un modo sistemático y riguroso que analice en qué y cómo se ha gastado el dinero"


3. El cólera importado. La muerte de más de 10 mil haitianos (y casi un millón de afectados) trajo una epidemia de cólera que "había sido llevado a Haití por las propias fuerzas de la Minustah". La ONU ocultó y tergiversó los hechos para evadir su responsabilidad, y se escuda en la inmunidad legal que tiene sus efectivos. El análisis genético revela la "coincidencia perfecta" entre la cepa encontrada en Haití y la original en Nepal, la base de soldados nepaleses estaba asentada sobre el río donde se originó la epidemia. A su vez, la epidemia muestra la situación vulnerable debido a las carencias de infraestructura de agua potable.


5. (Dejamos el 4 para el final) La entrega del mando de seguridad a la policía y autoridades haitianas, inevitable en el retiro, muestra también que la dependencia desarrollada en el tema hacia fuerzas extranjeras. "La fuerza militar está asociada a los golpes militares y los peores crímenes contra la población, lo cual genera un rechazo... piden que los recursos destinados a la milicia sean destinados a atender la pobreza de su población". Bueno, no es Haití tan distinto al resto.


4.La violación que era "broma". Así titula la BBC esto que dejamos para el final, para detenernos en ello, la "contribución" de Uruguay. Porque de cinco "complicaciones" nuestro país aportó una. 


"Otro de los momentos más complicados que vivió la Minustah fueron las acusaciones contra los cascos azules por casos de violaciones a los derechos humanos. En 2011, el haitiano Johnny Jean, de 18 años, aseguró que fue víctima de cuatro militares uruguayos de la Minustah que lo asaltaron sexualmente. Los uruguayos señalados dijeron que se trató de una 'broma', pero el caso generó fuertes protestas en Haití contra la misión de la ONU".
Esto dice la BBC, vamos a agregar alguna cosa más sobre este tema.
Esta es la "imageninternacional". La política exterior de nuestro actual gobierno busca supuestamente promover una buena imagen a ver si se puede sacar de ello un provecho económico. 

Pero al cabo de los casi cinco mil días en Haití, parafraseando al premio Nobel  Kazuo Ishiguro "lo que queda" es esta imagen Youtube mediante. Eso es lo que efectivamente queda para el mundo, la imagen de Uruguay.


Involuntariamente, queda a pesar de sí una contribución,  porque la evidencia de estas violaciones ha llamado la atención y se han señalado otros casos. La BBC cita el borrador de un informe de la ONU en 2015 que mostró que cascos azules tenían como práctica el intercambio de ayuda humanitaria a cambio de sexo en Haití y Liberia."La evidencia sobre misiones de paz en dos países demuestra que el sexo transaccional es muy común pero pocas veces reportado".


No es reportado, debido a la práctica institucional de ocultamiento y complicidad por las autoridades militares y el gobierno mismo, como quedó en evidencia en el caso de la violación de Johnny Jean. Y las cosas podrían haber quedado ahí, la complicidad ya es algo suficientemente vergonzoso, pero podría no agravarse más si se tuviese la prudencia, al menos, de callarse la boca.


Pero hace un mes, Tabaré Vázquez tuvo el tupé de "mandarse el speech" en la ONU en una "Reunión de Alto Nivel (sic) sobre prevención de la explotación y abusos sexuales". Tan de alto nivel que pasó desapercibida en la ONU, no se informó ni quienes fueron a escuchar. Pero Tabaré no desaprovechó para hacer otro papelón. Habló de "protocolos de actuación", etc. etc. y no dijo ni palabra sobre la responsabilidad directa del gobierno uruguayo en los casos ocurridos, ni la asumió tampoco. Los asistentes habrán contenido la risa que semejante desfachatez les provocaba.


La ONU, sin embargo, tuvo otra evaluación. Reprobó el desempeño de las trolas uruguayas en la misión en la República Democrática del Congo (MONUSCO), la canceló, y no asignó nuevos destinos para los uruguayos. 

Y nuestras autoridades están "muy preocupadas" por el impacto que esto tendrá en los problemas económicos de sostenimiento de las fuerzas armadas uruguayas. 
Uruguay tiene unas fuerzas armadas sobredimensionadas, con un costo excesivo para el Estado, y todos saben que son inútiles en materia de defensa territorial en un conflicto bélico, y todos saben también que nunca ocurrirá semejante conflicto bélico entre Uruguay y sus países vecinos, y a ninguna potencia de ultramar se le ocurrirá invadirnos. 

 Uruguay nunca entrará en una guerra, y si entrase estas fuerzas armadas no le servirían para nada. Lo sabeos todos los uruguayos, aunque algunos se hagan los que no lo saben.
En esas condiciones se vuelve complicado justificar gastos excesivos en fuerzas armadas inútiles, más aun en momentos en que hay dificultades presupuestarias y se requieren distintos recortes. 


Prestar servicios mercenarios a Naciones Unidas fue, durante un par de décadas, un posible paliativo. No para hacer un negocio real, sino para disimular el mal negocio. Los servicios mercenarios han sido deficitarios, se gasta mucho más para mantener dicho servicio que lo que se le cobra al cliente, Naciones Unidas. Pero las cosas se pueden disfrazar hablando mucho del dinero que se recibe y poco del que se gasta sin contrapartida. 


Dice el ministro de Defensa:


“Con el dinero de las misiones de paz se ha podido comprar la mayoría de las cosas que se han adquirido como inversión en el Ministerio de Defensa Nacional... Hemos comprado municiones, granadas, cohetería, pistolas, fusiles, materiales blindados livianos, Land Rovers y radares móviles para el Ejército Nacional”.


"...se generó esa situación, casi un poco que de dependencia"  dice un diputado del gobernante Frente Amplio,  Carlos Rodríguez. Que un país, para sostener sus fuerzas armadas, supuestamente de defensa, dependa de instituciones extranjeras, es algo tan insólito y descabellado que sólo en virtud de la completa enajenación de la forma de pensar de estos gobernantes puede entenderse. Las racionalizaciones que se hacen son igualmente absurdas. Pero hasta ahora podían aludir, más o menos, a un presunto servicio "a la paz mundial". 

Ya es más difícil, si el cliente no compra más los servicios. 
Por cierto, se puede protestar contra estas decisiones de la ONU tal como hace el ministro de Defensa, que señala que los que recortan los víveres son las potencias belicistas que impulsan en el mundo las guerras más retrógradas. Claro que sí, y son precisamente esas potencias a las que se sirve con esa política mercenaria.


Hasta ahora esas mismas potencias habían tenido una cierta indulgencia con la incapacidad bélica de los efectivos uruguayos en esas guerras neo-coloniales. Las ponen en tareas menos exigentes y peligrosas de "protección de civiles".
Que hayan violado a un muchacho haitiano, si lo vemos dentro de las prácticas ya comprobadas de las tropas de la ONU, no debería ser motivo de tanto escándalo, si nos guiamos por los crudos hechos vistos. Pero ser tan torpes como para que esa violación aparezca en Internet mostrada a todo el mundo, ya es demasiado.


Lo queda de los cinco mil días de la ocupación de Haití, para el mundo, son cinco destacadas vergüenzas y Uruguay estuvo en todas, pero en una de ellas en particular salió en la foto. Eso es lo que quedará en la historia.
Ahora y aquí el déficit militar, el pesado e insostenible déficit de esta institución parasitaria, obliga al gobierno a encarar alguna forma de ajuste. Aparecen muchas contradicciones internas, con la corporación militar, y con sus respaldos políticos. Pero, obligado por la realidad, el oficialismo tuvo que entrar en el tema, aunque no sabe cómo salir.


Lo que resulta una vergüenza más es que la llamada izquierda radical, anticapitalista, revolucionaria, o como se quiera, no tenga siquiera una propuesta sobre el tema militar


Cuando solamente hay una propuesta, si no se quiere asumir, no hay ninguna propuesta.


ANEXO: SE TUVIERON QUE METER LA AMETRALLADORA...



Luego de más de 20 años de servicio en el Ejército uruguayo, finalmente se ha decidido dar de baja la línea de trasportes blindado de personal SKOT/OT-64.... con una torreta armada con una ametralladora 14.5mmm KPVT... [el] blindado de transporte de personal con armamento más poderoso hasta ahora. Estos nobles vehículos fueron desplegados en la misión operativa de paz en Haití, con resultados mixtos debido a la dificultad de operar unidades tan grandes (8x8) en las estrechas calles haitianas. Sin embargo, en varias oportunidades, el gran poder de fuego de su ametralladora de 14.5 mm fue suficiente para dominar al enemigo en un ambiente urbano con muchas edificaciones donde parapetarse....Recientemente... los altos costos [y] las dificultades de mantenimiento fueron muy difíciles de superar y se decidió darlos de baja.


(De la página del Ejército, que informa que está prohibida su reproducción por cualquier medio sin autorización, etc. etc. Pero tengo donde parapetarme)



FERNANDO MOYANO - postaporteñ@ 1835 - 2017-10-18 




IMAGEN:

 la clave teledirigida 

del poder actual


por Luis E. Sabini Fernández –

revistafuturos.noblogs.org         17/10/17


No digo con ello nada nuevo, por cierto.


Son muchos ya quienes observan, observamos, un presentizaciòn creciente de nuestras sociedades y vidas cotidianas.

Se trata de un movimiento actitudinal que entiendo progresivamente acelerado. Tal vez mojón referencial haya sido el colapso soviético, a fines de los ’80 y ya decisivamente a comienzos de los ’90.


Aunque la idea de futuro (socialista) era ideología pura, en el peor sentido del término que nos recordara Karl Marx hace ya mucho ?“enmascaramiento de la realidad”? hasta el derrumbe de la URSS la dimensión futura seguía perteneciendo a nuestra cultura, por más que ya muchos, y cada vez más, lo viéramos como pesadilla y no como “sueño de la humanidad” que los “profetas del socialismo” quisieron durante largo tiempo insuflar.


Pero en estos últimos escasos treinta años, el proceso de presentización se ha ido agudizando.
Y más allá de los cambios de cosmovisión o mejor dicho del derrumbe de la profecía socialista, ha habido otro factor decisivo en la cuestión de la presentización (y que habría que relacionar con los cambios políticos).


Y es la presencia cada vez más dominante de la imagen.


Mientras la palabra, por definición, constituye una mediación del sujeto con la realidad, un puente, una intelección, y la palabra escrita acentúa ese proceso porque nos ingresa a la dimensión abstracta, la imagen, en cambio, parece saltear toda mediación y se nos presenta como directa, tan real como la realidad misma.


Por cierto que eso mismo la ha transformado en formidable, temible arma persuasiva; las falsificaciones visuales suelen ser las más difíciles de discernir; el ciudadano apolítico, en rigor despolitizado un ejemplar que abunda en nuestras sociedades? puede sospechar de la palabra (aunque sea veraz, verdadera, verídica), puede sospechar de la palabra oída, grabada, porque nos va a decir? puede estar fraguada (lo cual puede ser cierto, claro), pero ese mismo sujeto se tragará íntegra la imagen. Allí sí, cree.Allí, desde allí, se alimenta la credulidad.

Las imágenes tienen un enorme magnetismo. Baste pensar lo caras que nos resultan a todos, algunas. Del ser amado, sobre todo si está lejos, de un paisaje con carga afectiva….

Basta verlo en el turismo que se ha masificado en las últimas décadas y que viven mejor dicho que pervive de… las fotos, los videos. Ése es el pan turístico de cada día

Veamos de qué imagen hablamos cuando hablamos de imagen. Por empezar, se trata de imágenes indirectas; no es el ojo que mira la realidad sino el ojo que mira una imagen de la realidad, de la presunta realidad.

Hagamos algunos cortes… en la sociedad.

Los nenes, los pequeñines de 2, 3, 4 años, que disponen cada vez más de celulares (no sabemos si ya propios o todavía de los padres), con sus deditos, ya hábiles, atentos, van observando, concentrados el desplazamiento de…. imágenes. Como hipnotizados, subyugados, paralizados, siguen el curso visual que con los deditos van aprendiendo a encauzar. Si son juegos, en rigor, los encauzan a ellos. Pero ese diálogo cautivo es muy marcado.[1]


Se dice, con mucha materialidad, que “el saber ocupa lugar”. Y eso, la capacidad finita ?aunque inmensa es siempre limitada? de nuestros recursos intelectuales nos permite inferir que toda la energía que aplicamos a ver (y a distraernos) con la imagen va en desmedro de otras intelecciones.


El dominio de la imagen ha ido afianzándose con el paso del tiempo: baste pensar la fuerza que debieron tener en su momento las imágenes en grutas como las de Altamira, los progresos de la imagen hasta llegar al Renacimiento, los desarrollos pictóricos y escultóricos, arquitectónicos de la modernidad, la fuerza milenaria de la imagen teatral y la formidable irrupción del cine ya muy a fines del siglo XIX, para llegar a un dominio ya incontestado, generalizado y (cada vez más) global con la TV durante toda la segunda mitad del siglo XX. Desde entonces es que podemos decir que estamos en una “civilización de y por la imagen”.


Como los procesos de cambio social nunca son unívocos, la temporalidad nuestra, humana, de pasado, presente y futuro, pervivió esos avances de la fuerza de la imagen. Hasta la década de los ’90, dijimos, cuando, con la imagen ya entronizada en nuestra cultura cotidiana y en nuestras mentalidades, sobreviene el crac (final, categórico) del futuro socialista.[2]


Vayamos al caso argentino.


Los doce años kirchneristas fueron muy celosos de un relato. Que se proclamó inicialmente peronista, pero que casi desde el vamos fue perfilándose con rasgos propios.

 Dentro de lo que se denomina generalmente populismo; confianza en alcanzar un capitalismo bueno (lo que para algunos constituye una contradicción en sus propios términos), atención material a las capas de la sociedad con menor poder adquisitivo (aunque siempre preservando al sector con mayor poder adquisitivo), pero en la cuestión que nos interesa  ?la temporalidad? el kirchnerismo constituía un relato con raíces históricas, reclamándose no solo dentro del peronismo, sino dentro de la resistencia a la omnipotencia estadounidense (que al mismo tiempo se la facilitaba en varios aspectos, como con el auge de los productos transgénicos; así de contradictorio es el populismo).

 Así vimos su contribución a impedir la concreción del ALCA, estrategia de “integración deglutidora” de Bush y la craneoteca estadounidense a comienzos del s. XXI.


En resumen, el kirchnerismo, peronismo, se anclaba en un pasado, se afirmaba en un presente y postulaba un futuro.


Las elecciones de 2015 parecen haber consumado una revolución en lo que tiene que ver con la temporalidad. 

El nuevo gobierno, el nuevo elenco, por empezar se presenta sin historia, ahistórico, surgido de “nada”. Aun con parentescos muy nítidos con gobiernos anteriores, su grado de identificación con el universo empresarial parece ser su rasgo principal y cuando decimos universo empresarial sabemos que hablamos de la entidad civil menos democrática de todas las existentes en la modernidad, económicas, políticas, gremiales, artísticas, culturales, etcétera; la empresa es la política del cuartel aplicada a la economía.


Cambiemos, lo dice su nombre, postula un tiempo nuevo, que conserva rasgos muy acusados del viejo tiempo como el despotismo empresarial a gran escala “naturalizado”.


A un año de instalado rompe expresamente con la historia oficial, (paradójicamente, ése solía ser un atributo de la izquierda, porque rechazaba o criticaba la consolidación de injusticias, por ejemplo) y vemos así la sustitución de las imágenes “históricas” que siempre habían circulado en los billetes, por “imágenes de animales”. “Cositas chiquitas lindas” según el ministro Marcos Peña, a cargo de la renovación gráfica y artística de los billetes que forma parte de esa nueva disposición temporal ante lo histórico.[3] 

(Queda por ver qué pasará en los centros educacionales con esta flamante ahistoricidad)

Como bien dice François Hartog, “Vivimos en un presente que se encierra en sí mismo.” [4]


Hay dos episodios, relativamente recientes, donde la imagen ha cumplido un papel protagónico  y mi tesis es que ambos pertenecen a este nuevo mundo construido por la imagen, por el cual han transitado, por ejemplo, diversos episodios de las llamadas “primaveras árabes”.[5]


2001 – El 11 de setiembre de ese año, las cadenas televisivas, todas ellas conectadas con las transmisoras estadounidenses nos retuvieron, al lado de la caja boba, mostrando alternadamente los incendios y otras peripecias en los edificios gemelos de las torres neoyorquinas.


Fueron 24 horas nos stop de espectáculo. La imagen se tragó la realidad. Y sobre todo, nos tragó a nosotros, sus espectadores. Espectadores de un inusual espectáculo; aviones chocando con los edificios y al cabo de un rato, derribados como por implosión. Porque los choques aéreos crearon focos de incendio, sobre todo por el derrame de los tanques de combustible, pero no parecían poner en peligro toda la estructura arquitectónica, aunque sin duda ponía en aprietos, enormes, toda evacuación. 

A los miles de muertos entre los que se encontraban en los edificios entonces (inusualmente pocos y sobre todo de higiene y maestranza, por la hora), hubo que sumar a lo largo del día centenares del personal de bomberos y salvataje, con muertes atroces durante el cumplimiento de sus deberes.
Jamás se alcanzó claridad sobre los orígenes de la doble catástrofe. Los desmoronamientos parecieron más producto de implosiones que de choques sobre las paredes externas.


Hubo personal muy vinculado al relevamiento e investigación que pidieron refugio y abandonaron EE.UU. El halo de misterio y desconfianza no se ha difuminado, más bien al contrario.



2016 – El que fuera subsecretario de Obras Públicas del gobierno K, José López, muñido de un fusil hipermoderno, casi de película yanqui de superhéroes y/o villanos, con un bolso con ocho millones y medio de dólares y la mirada perdida, toca timbre, a las 3 de la madrugada en las afueras del Gran Buenos Aires a 55 km. de la capital, en el Monasterio de Nuestra Señora del Rosario de Fátima, que al parecer visitaba a menudo.


Si el fusil como arma de protección parece absolutamente fuera de lugar (¿quién podría manejar ese artefacto en una coyuntura rápida, de asalto, por ejemplo?) el bolso repleto de billetes verdes y su portador luciendo una mirada más bien extraviada aumenta el desconcierto, la extrañeza: Si todo eso es muy bizarro, adquiere una dimensión demencial el hecho que todo ello haya sido filmado, hasta los timbrazos iniciales y reiterados de López al convento, lo cual es comprensible, tratándose de las 3 de la mañana).


¿Qué traía López consigo?; ¿su ayuda de cámara (en este caso fílmica)? o fue filmado por el vecino del convento que lo habría denunciado (según la versión policial), o tal vez, ¿la monja nonagenaria lo esperaba con un equipo de filmación para conmemorar su visita?


No tenemos más remedio que suponer que no fue filmado desde el móvil policial que sin embargo llegó muy presto a la puerta del convento, pero al parecer no tanto como para haber registrado la llegada de López.


Nunca supimos cómo se procesó dicha filmación. Tal vez ya ni sea relevante en esta nueva fase social, a pura imagen… Fue, sin embargo, generosamente difundida Como pasara en su momento con el fuego en el WTC.


Ese trabajo fílmico nocturno, como en su momento el del WTC, es clave en algo: la obtención de imágenes. Tras el espectáculo del WTC sobrevino la invasión cruenta de Afganistán destrozado y poco después, todavía en la estela de aquel episodio espectacular o espectáculo episódico, llegó el arrasamiento con saqueo incluido de Irak.


Con López, su bolso y sus dólares la carta K perdió su impulso, con un gobierno que ya estaba “de salida”, con todo su elenco tomando presta distancia. La opción K se debilitó y sobre todo la del gobierno de Macri, Cambiemos, se afianzó.


En los viejos relatos de detectives a la francesa, se decía: “Cherchez la femme”. En los nuevos, informacionales, habrá que empezar a decir: “Cherchez l’image”.



[1]  Cautivo  tiene una etimología común con mentecato. Mente capto. Mente captada: los pequeñines son todos mentecatos. Y en lugar de apenarnos por ello, en general los adultos parecen complacerse…


[2]  Justamente porque nunca hay procesos unívocos, en ese momento habrá varias sociedades, partidos, países, que se seguirán reclamando socialistas, como la Venezuela bolivariana, la Cuba castrista, Corea del Norte y probablemente otras.


[3]  La incorporación de imágenes animales a los billetes no sólo deshistoriza. Así como la historia contada hasta ahora en los billetes siempre fue sesgada, defendiendo o postulando historias y acontecimientos históricos compartibles o no, este nuevo tiempo con imágenes de animales porta sus propios contenidos ideológicos; por ejemplo, el rostro de la ballena franca está ligeramente antropomorfizado. Y la reivindicación de “autóctono”  es materia harto discutible puesto que las ballenas francas (australes) tienen como hábitat común todos los mares del sur del planeta (lindando con América del Sur, Antártida, Oceanía). Es un sinsentido atribuirle territorialidad marítima argentina. En el caso de los rorcuales que habitan toda la superficie oceánica planetaria, no cabe ningún adueñamiento local, son literalmente planetarios.


[4]  “Un presente perpetuo”, entrevistado por G. Entin y A. Delmas, La Nación,Buenos Aires, 10/10/2009.


[5]  Su trascendencia es tanta, sobre todo en vidas humanas destrozadas, que merece un análisis específico


L.Sabini - postaporteñ@ 1835 - 2017-10-18 




Postalinas y Chamuyos

 

BARCELONA JA NO ES BONA



por Héctor Abad Faciolince en PRODAVINCI 17/10/17


Conocí Barcelona en el invierno de 1979. El Generalísimo, Caudillo de la Última Cruzada y de la Hispanidad (como se hacía llamar) llevaba apenas cuatro años muerto y enterrado, pero los efluvios fétidos de su gobierno sanguinario (400.000 personas pasadas por las armas en casi 40 años de dictadura) se sentían aún.


Recuerdo que hice un viaje nocturno desde Roma hasta Port-Bou y que en la frontera española uno sentía que, de verdad, Europa terminaba en los Pirineos. La unión de los carlistas con la Falange, propiciada por Franco, había generado el tibio y rancio fascismo español. En la frontera había que cruzar a pie hacia España para cambiar de tren. La guardia civil abría las maletas, y hasta el viento parecía más frío del lado catalán.


Este trasbordo era el primer síntoma de que España se había resistido durante decenios a integrarse a Europa. Mientras uno cruzaba sin cambiar de tren Alemania, Holanda, Italia, Francia, al llegar a España el ancho de los rieles era distinto y los trenes europeos no podían pasar.

 Allí se seguía usando el “ancho ibérico” que medía “seis pies castellanos”, unos centímetros más que el estándar europeo. Se decía que Franco se había obstinado en mantener esa medida, desobedeciendo a acuerdos ferroviarios internacionales, como una forma más de que las ideas y las modas francesas no entraran en España por ferrocarril.


Barcelona, sin embargo, era una ciudad liberada, abierta, feliz y en ebullición. Por todos lados se veían los restos tristes del franquismo, pero ya estos parecían ruinas arqueológicas de una edad anterior. Las revistas y las editoriales florecían como amapolas en un campo abonado. Lo que había sido clandestino salía con orgullo a la luz del sol. 

Las mujeres hacían con su cuerpo lo que les daba la gana y los gais no ocultaban su condición. 

La España de la Movida se sacudía como un perro recién salido del pantano franquista y miraba el futuro con optimismo y con muchas ganas de integrarse a Europa y al mundo democrático contemporáneo.


Recuerdo todo esto porque en aquellos años un gran poeta catalán, Jaime Gil de Biedma, ya había publicado sus mejores versos, y por mucho que no los haya escrito en catalán, sino en español, hoy los nacionalistas intentan divulgarlos e interpretarlos en clave separatista. 

Es típico de los gobiernos fanáticos querer vincular a su causa a los poetas muertos de su región, aunque para lograrlo tengan que hacer las más extravagantes piruetas interpretativas. Esta semana el escritor Juan Marsé, a quien Gil de Biedma dedicó uno de los poemas usados por los nacionalistas, tuvo que salir a defender la memoria de su amigo y colega contra el uso abusivo de los propagandistas del separatismo.


El poema dedicado a Marsé se llama “Noche triste de octubre, 1959”, escrito, como se ve, por los años más sórdidos del franquismo. Gil de Biedma sabía mejor que nadie, puesto que pertenecía a ella, que la burguesía catalana de la época era tan cómplice de Franco como la de muchos otros lugares de España. 

 No creía que ellos fueran puros y republicanos, y las demás regiones de España fascistas. Hay otro poema de Gil de Biedma que lleva el título en catalán, “Barcelona ja no es bona”, donde estas cosas se explican muy bien.
El poeta se pasea por los lugares que sus padres querían y que han caído en decadencia. Caminando por ahí se encuentra con muchachos “nacidos en el Sur” (es decir andaluces, extremeños) que hablan en catalán y lo obligan a pensar “en mi pasado y en su porvenir”. 

El poeta burgués y resentido “contra la clase en que nací” quiere que esos chicos españoles catalanizados “sean más fuertes que el patrón que les paga”, es decir, que reemplacen a la burguesía franquista. 

Pero eso es exactamente lo que no está pasando en Cataluña, donde son los más ricos y corruptos de esa tradición los que lideran el nacionalismo, unidos a unos cuantos jóvenes anarquistas de padres del Sur que, al juntarse con ellos, creen haberse tomado el poder



Ser de izquierdas en Cataluña

Búsqueda12 Oct. 2017


— El editor de cultura de Búsqueda, que es severo pero justo, no me va a perdonar que no te pregunte sobre la situación política de Cataluña.


¿Pero es que es de izquierdas ser nacionalista? No lo sabía. No tenía ni idea. (hace una pausa prolongada). Son los ricos los que se quieren separar de los pobres, no los pobres de los ricos. Desde que el mundo es mundo es así. ¿Y ahora ser de izquierdas es estar con los ricos contra los pobres? No lo sabía. Que me lo expliquen.


— ¿Hay entonces una utilización del nacionalismo catalán con fines económicos?


— Pero obvio. Lo de Cataluña es la última manifestación del populismo europeo. El Parlamento catalán, con la desaprobación de sus propios juristas, violó el estatuto de Cataluña y la Constitución. El 6 y 7 de setiembre hicieron eso pero seguramente aquí nadie lo sabe. Están cargándoselo todo. Es así, simplemente. Están dando un golpe de Estado y violando todas las reglas democráticas. Yo, es que me creo la democracia.


— Sin embargo, la imagen que todos tenemos es la de los policías y guardiaciviles secuestrando las urnas.


— Es una imagen fatal que ocurrió muchos días después. Y ha sido manipulada hasta la saciedad.
¿Sabes cuántos hospitalizados hubo? (pausa) Dos. Esto se parece más a las mentiras del Brexit que a nada. Putin ha entrado en campaña; a nadie le interesa más que a él que Europa se desestabilice. Hay toneladas de mentiras. Le Monde lo ha publicado con detalle. Lo que ha ocurrido es que ante un golpe de Estado el Partido Popular (PP) ha actuado con una torpeza sublime. Pero estamos hablando de un ataque a la legalidad democrática como el que ocurrió en España en 1936. En aquel momento fue con tanques y ahora no. Acá no estamos hablando de catalanismo ni de nacionalismo, estamos hablando de democracia.

Entre el Estado de derecho y un tipo que intenta cargárselo, yo siempre estaré con el Estado de derecho.

 El gobierno del PP ha cometido todos los errores posibles, pero yo nunca estaré contra el Estado de derecho. Yo por cargarme a Mariano Rajoy no estoy dispuesto a cargarme a la democracia. Pablo Iglesias (líder de Podemos) está jugando con fuego. 

La discusión entre monarquía y república en España es absurda. Prefiero una monarquía como la sueca que una república como la siria o la venezolana.

 Lo que me molesta es la hipocresía de la izquierda pija, la prostitución de la izquierda. Yo soy de izquierdas de verdad, creo que hay que estar con los pobres y no con los ricos. 

Hablo catalán en mi casa pero detesto los nacionalismos y patrioterismos. La izquierda es internacionalista.


Libertad de los presos

 políticos catalanes,

¡Libertad para Jordi Sánchez y 

Jordi Cuixart!



por Corrent Roig, sección catalana de la LITCI.


Hoy, 16 de octubre, la jueza de la Audiencia Nacional Carmen Lamela, a instancia de la Fiscalía, ha decretado el encarcelamiento incondicional de los presidentes de la Asamblea Nacional Catalana y Òmnium Cultural, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, acusados de sedición.


También ha tomado medidas cautelares (retirada del pasaporte y obligación de pasar por el juzgado cada 15 días) contra el mayor y la intendente de los Mossos d’Esquadra, Trapero y Teresa Laplana.


El encarcelamiento de los dos Jordis es una auténtica vergüenza que muestra al mundo, una vez más, que el régimen que tenemos delante es heredero del franquismo e irreconciliable con las libertades democráticas y el derecho de los pueblos a decidir. Es un régimen determinado a humillar y escarmentar sin miramientos el pueblo de Cataluña. Este es el diálogo que ofrece el Estado: el encarcelamiento de los dos Jordis.


¿Saldrán ahora la UE y sus gobiernos a exigir la inmediata libertad de los dos Jordis y a denunciar esta indignidad?


Llamamos a secundar las movilizaciones convocadas por ANC, Òmnium y los CDRs para mañana 17 y a preparar una huelga general contra esta represión injustificable, por la libertad inmediata de los dos Jordis, la anulación de todos los procesos judiciales en marcha y la retirada de las fuerzas policiales de ocupación. Una huelga contra la inminente imposición del artículo 155 de la Constitución española y por la proclamación inmediata de la República catalana, acatando el mandato del 1 de octubre.


¿Qué más necesitan Puigdemont y Junqueras para proclamar ya la República catalana? ¿A qué esperan?


Sólo movilizándonos masivamente, auto organizándonos en los CDR y coordinándolos con las asambleas de base en los centros de estudio y las empresas, junto con el sindicalismo alternativo, conseguiremos hacer respetar el mandato popular. 

Cómo hemos visto desde el 1-O, si dependemos de Puigdemont-Junqueras no habrá proclamación ni defensa real de la República catalana. La República será obra de la lucha de los treballadorxs, la juventud y los sectores populares o no será.


Izquierda Socialista de los Trabajadores



Firmas para detener carretera

 que busca dividir

en dos la selva de Bolivia


El gobierno boliviano está reviviendo el controvertido plan de construir una carretera que dividiría en dos el Territorio Indígena y Parque Nacional conocido como TIPNIS. Esta selva constituye un patrimonio a defender para Bolivia y el mundo. Las comunidades indígenas yuracares, mojeñas y tschimanes que viven en la región se oponen y pidensolidaridad.

Servindi, 18 de octubre, 2017.

Salva la Selva inició una campaña de recolección de firmas para pedir al presidente Evo Morales que respete el Territorio Indígena - Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) y a la Organización Internacional de Trabajo OIT que analice el proceso de consulta previa para que se pueda garantizar la aplicación del Convenio 169 sobre consulta previa.


“La defensa del TIPNIS es un problema de todos. Ya no solamente de quienes viven en el TIPNIS. Es un problema nacional como también internacional”, dijo en Ademar Mole Presidente de la Central de Pueblos Étnicos Mojeños del Beni (CEPEM B) quien añade “acudiremos a todas las instancias legales para poder hacer la defensa del parque Isiboro Sécure”.


Con más de un millón de hectáreas, el Territorio Indígena y Parque Nacional TIPNIS alberga una importante biodiversidad y cumple una función ambiental hídrica y forestal fundamental a nivel local y de toda la cuenca amazónica. Está habitado por pueblos indígenas tschimanes, mojeños trinitarios y yuracarés.


El proyecto de la carretera por el TIPNIS fue descartado en 2014 por las numerosas críticas que recibió desde dentro y fuera del país. El TIPNIS contaba desde entonces con una ley específica que la declaraba zona intangible (Ley 180). El gobierno la derogó en agosto de 2017, motivando muchas protestas.


En su lugar, promulga ahora una nueva Ley 266 que elimina la intangibilidad y permite la construcción de una carretera en el área.
Organizaciones indígenas del TIPNIS, bolivianas y amazónicas piden “defender la integridad de los territorios indígenas, áreas protegidas, bosques y aguas amenazados” de manera firme desde 2012.


Solicitan la solidaridad nacional e internacional para apoyar la defensa del TIPNIS firmando la petición al presidente boliviano Evo Morales, en la que se le pide que respete este Territorio Indígena y Parque Nacional y recordándole su compromiso para con los pueblos indígenas, sus derechos y la Madre Tierra.
Cada año desaparecen en Bolivia importantes superficies de bosques.

 Con el avance de la palma aceitera y cultivos industriales de soja y maíz y los pastos para ganado, la deforestación continúa a ritmo preocupante.
Hacer clic en este enlace para acceder a la plataforma para firmar:




LOS PIES DESNUDOS Y LOS COMBATIENTES

URUGUAYOS DE EL CHE


Ismael Blanco 13.10.2017 UyPress


Nadie me lo ha contado. De las cosas que uno escribe por más noveladas que sean, siempre tienen un 90 porciento de veracidad y tan solo un 10 porciento de imaginación. Al menos así me pasa en lo que a mí respecta.



Carezco de la extraordinaria fantasía y siempre respetable creatividad que tienen los escritores o grandes novelistas donde pueden crear personajes con ficticios  perfiles sicológicos, facciones extremadamente recreadas y nombres ajustados a las geografías de sus relatos.


Lo mío, a costa de mucho esfuerzo, necesariamente debe basarse en el pretexto de contar un pedacito de historia, algo cierto, verídico y fidedigno donde pueda apoyarme y donde se me permita escudriñar hasta donde me sea tolerado, los hechos que corren el riesgo de morirse en el olvido.


Digamos que me ocurre como algo así como si formara parte de un equipo forense que con un retazo de tela, con un mínimo trozo de tejido o un poco de plasma o células resecas, me permita rescatar el ADN de las historias de individuos, de hombres hechos de carne, ideas y sentimientos que hicieron acciones  que merecen ser contadas y de esa forma el olvido no se lo trague todo como una pintura negra de Goya donde Zeus se come a sus hijos.
Sabido es que los julios y los agostos y más allá también, la costa uruguaya suele ser particularmente cruel por sus vientos y sus humedades que calan huesos y mellan bronquios pero también  y amén de parecer contradictorio, estos mismos fenómenos climatológicos traen consigo el atractivo efecto del viento cuando golpea la cara. Es como que a uno le da esa sensación de sentirse vivo ante el golpe frío y tosco de la naturaleza.


Montevideo posee varias maravillas pero una singular: su rambla, y esta historia se sitúa sobre ella y en un sector particularmente esplendoroso donde las rachas furiosas del viento aporrean las rocas de Punta Gorda.


Se trata de una casa especial. No era la primera vez que en ésta por cortesía, por cobertura y refugio se había recibido a figuras destacadas del comunismo mundial, Rafael Alberti o Marcos Ana (el preso más antiguo del fascismo franquista, tres veces condenado a muerte que con apenas 17 años había sido prisionero y liberado recién a los 42). Por allí pasaron también los huidos del gorilismo del Brasil. Más que una casa era una embajada, roja y bajo la tutela personal del legendario jefe comunista Rodney Arismendi.


Pero esta historia viene a cuento porque allí residió bajo la protección y logística de los comunistas uruguayos uno de los líderes revolucionarios más importantes de la época y luego de la historia.


Según parece podría haber entrado por la frontera seca del norte. Al menos es una explicación posible a su estadía por aquellos lugares. Irreconocible. Con el nombre falso de Adolfo Mena González, disimulada nacionalidad oriental y de fingida profesión de comerciante. 

Ese hombre uno de los objetivos más prioritarios de la CIA y del Departamento de Estado que apenas  cinco años antes por los pelos se había salvado en las dos orillas; primero a la salida de la Universidad de la República cuando una bala no llegó a destino y luego cuando por un error de tiempo de la inteligencia militar argentina eludió la emboscada preparada en un cruce cuando iba rumbo a "Olivos",  cuando se internó también clandestino en este caso, en su propia patria desde un pequeño avión que partió de Melilla, y que  le costó la caída al presidente de aquel entonces, Arturo Frondizi.


El hombre al que nos referimos es Ernesto Guevara de La Serna: EL CHE.
En la víspera de los 50 años de su caída en combate me fui hasta esa casa, que como una picardía de la vida se sitúa en la calle que lleva mi propio nombre. No dejo de admitir que sólo ese hecho me sugiere una sensación extraña y de cierto regocijo. Me paré ahí mismo en la misma puerta donde había entrado EL CHE en la primavera del ´66 y también di la vuelta por la otra "entrada-salida" en la ladera de la cantera.


Me lo imaginaba tomando mate mirando por la ventana observando el mar, a "Mongo" o a "Ramón" y que desde allí ultimaba los detalles de su entrada a Bolivia.


Pocos sabían de su estadía, la seguridad debía ser extrema. De la Dirección sólo el "Flaco" y el jefe del "aparato".

 El propio Jaime que estaba en el secretariado  se enteró de su presencia después de su partida. Es que mucho estaba en juego. El acuerdo fue "partido a partido" pero específicamente de Fidel con Arismendi y viceversa.

 El mismo Arismendi que no se subió a  la cresta batiente de la "OLAS" cuando impertérrito e imperturbable pegado al "Caballo" no le llevó su discurso incendiario y no sólo eso, lo demostró no aplaudiéndolo y como protesta cruzó sus brazos.

Es que las agallas no se miden por las bocas sino por las acciones. Y mientras muchos que declamaban balas de alto calibre no tenían ni la logística ni la confianza para tan alta tarea, ni siquiera para proteger la integridad de su propia organización, fueron los comunistas uruguayos quienes asumieron tan alta responsabilidad.


Arismendi y su partido en su compromiso fueron a más,  en paralelo ya hacía meses que más de un veintena de comunistas, los combatientes uruguayos de EL CHE entrenaban en "El Turquino", en plena Sierra Maestra.


Al decir de uno de ellos subir la ladera de ese pico montañoso, cargado para un combate en las peores condiciones, hacía que hasta pesara unacajilla de cigarrillos.

El otro Ramón, el "uruguayo", nunca me deja de decir que fue "Mongo" el CHE a quien le debe la vida pues cuando debían desembarcar en tierras bolivianas ya éste había caído.

Estos uruguayos, revolucionarios comunistas pagaron muy caro años después en las sesiones de tortura el hecho de existir en su prontuario haber sido de los elegidos de EL CHE.

"Adolfo Mena González", casi totalmente calvo, con una prótesis dental que le cambiaba la forma de la cara, con lentes de cristal de aumento para "achinar" sus ojos, canosa su corona de los pelos que iban de sus sienes a la nuca, con zapatos con tacos huecos que le modificaban su altura, se avino sin condiciones a la infraestructura comprometida por el jefe comunista uruguayo con la dirección cubana. 

Solo  se sabe de una solicitud: que el grupo de los combatientes uruguayos estuviera al mando de Raúl Rezzano, quien había impresionado al EL CHE en 1961, cuando siendo el responsable de su seguridad había demostrado un formidable coraje y una estupenda experticia para eludir emboscadas y seguimientos y sobre todo una impactante capacidad de mando.


Rezzano es uno de los tantos héroes olvidados aún por los actuales comunistas. Basta recordar que cuando el asalto por parte de los fascistas a Sierra 1720 en la noche del 14 de abril de 1972, éstos a los gritos especialmente pedían por Alberto Altesor y Raúl Rezzano, gigantes cuyos nombres aún no concibo como  se mantienen en el olvido.


Ya han pasado 50 años. A día de hoy quienes habitan la casa frente al mar de la Playa Honda desconocen quien fue ese Adolfo Mena González que años antes había sido Ramón Benítez Fernández. Dos identidades uruguayas creadas a la perfección por el mejor aparato logístico de uno de los partidos comunistas más fuertes de occidente.


Por estas horas como era esperable miles de imágenes del Guerrillero Heroico recorren el mundo. La mayoría alguna vez todos las hemos visto desde las más clásicas de Korda hasta las centenares de quien fue un gran fotogénico.

 No existe foto de Guevara que por su impronta no trasmita fuerza y rebeldía.
Sin embargo la que más me viene impactando es una casi desconocida, una tomada por el enemigo, una donde se ve al hombre es su total indefensión. La que confieso que me ha conmovido tanto como el Jesús crucificado. La foto de los pies desnudos, lastimados, envueltos en pedazos de cuero y atado con cuerdas, de su cuerpo inerte.


Esa imagen para mí, quizá solamente para mí es la más auténticamente humana de EL CHE y la que me arruga el corazón.


En la muerte más revivida, en la  muerte que nunca termina siendo muerte y mucho menos olvido recuerdo al EL CHE y a los combatientes comunistas uruguayos que iban a pelear junto con él, a los vivos y a los renacidos.


- postaporteñ@ 1835 - 2017-10-18





GUILLAMÓN: CONCLUSIONES Y REFLEXIONES SOBRE ESPAÑA 1936/37 (2)


A pedido de algunos compañeros, que piden documentar y aclarar varios puntos de las tesis de Guillamón, “conclusiones y reflexiones a 70 años vista”, publicado antes, doy a conocer algunos elementos históricos importantes que el propio autor señala para explicar sus conclusiones [1]. 

Se trata de explicar históricamente, los hechos y posiciones que condujeron de una situación revolucionaria a la derrota y el sometimiento al Estado burgués bajo la bandera “antifascista”.


Con un criterio personal, selecciono algunos extractos de su libro “A las barricadas” que dejan en evidencia que la CNT y el POUM, se fueron consolidando como parte del Estado burgués y contribuyeron a reprimir a los comités proletarios que eran la última expresión de la lucha revolucionaria de toda la década del treinta. Es por eso que lo que fue el último sobresalto del proletariado en España también expresó el repudio contra esas estructuras, en las que se habían organizado proletarios. 

Por eso los “incontrolados” consideraron traidores a los dirigentes de las mismas como Abad de Santillán, Andrés Nin, Federica Montseny, García Olivier…También es por eso que estos dirigentes perdieron todo el apoyo proletario para su guerra al interior del Estado, “contra el fascismo” y no podían tener ninguna capacidad para ganarla. Si Franco termina ganando la guerra que había comenzado perdiendo, fue por el papel criminal de la República burguesa y por, la complicidad con la misma, de la CNT y del POUM.

 Ningún balance serio de esa gran derrota puede dejar de criticar dichas estructuras y muy fundamentalmente a las ideologías socialdemócratas “anarquistas” y “marxistas leninistas” que condujeron a tal catástrofe contrarrevolucionaria


Ricardo


VICTORIA ARMADA Y CAPITULACIÓN POLÍTICA 


…La derrota del ejército por el proletariado en la “zona roja” había dinamitado el monopolio estatal de la violencia, brotando de la explosión una miríada de poderes locales, directamente asociados al ejercicio local de la violencia.

 Violencia y poder estuvieron íntimamente relacionados. Por otra parte, en Barcelona, las llamadas “fuerzas de orden público”, esos guardias de asalto y esa guardia civil, que tanto habían dudado sobre el bando a elegir, y que habían acabado confraternizando con el pueblo en armas, habían sido acuarteladas por el gobierno de la Generalidad, a la espera del momento oportuno de apoyar la contrarrevolución. 

Esa situación revolucionaria común fue la que hizo surgir, sin consignas de organización alguna, ni centros de dirección de ningún tipo, en todos los lugares de España donde la sublevación fascista había sido derrotada: comités; armamento del proletariado; barricadas y patrullas de control; milicias populares; coches y camiones incautados con siglas pintadas en las carrocerías, abarrotados de hombres agitando fusiles por encima de sus cabezas, recorriendo alocada y ruidosamente las calles; desaparición de sombreros y corbatas; quema de iglesias; pases emitidos por los comités de defensa; saqueos de casas de la burguesía; juntas revolucionarias de ámbito regional o comarcal en Málaga, Barcelona, Aragón, Valencia, Gijón, Madrid, Santander, Sama de Langreo, Lérida, Castellón, Cartagena, Alicante, Almería, entre las más destacadas; persecución, encarcelamiento o asesinatos “in situ” de fascistas, militares sublevados, patrones y clero; incautación de fábricas, cuarteles y locales de todo tipo; comités de control obrero y un largo etcétera en el que el ejercicio de la violencia ERA EN SÍ MISMA la manifestación del nuevo poder obrero. 

En las semanas posteriores al 19 de julio en Barcelona se vivió una situación revolucionaria, nueva y desconocida, festiva y salvaje, en la que la ejecución del fascista, del amo o del cura ERA la revolución. Violencia y poder eran lo mismo. Más que dualidad de poderes lo que existía era una atomización del poder. El torrente revolucionario lo arrasaba todo con su éxtasis furioso, redentor e imparable. 

Aunque las instituciones estatales seguían en pie, la CNT-FAI decidió que era necesario aplastar PRIMERO al fascismo allí donde había triunfado, y aceptó crear al margen de la Generalidad, cuya existencia no era cuestionada, un Comité Central de Milicias Antifascistas de Cataluña (CCMA)…


COMITÉS POR DOQUIER QUE NADIE COORDINA

Violencia y poder iban juntos. Una vez destruido el monopolio estatal de la violencia, porque se había derrotado al ejército en la calle, y armado el proletariado, se abría una situación revolucionaria que imponía su violencia, su poder y su orden. 

El poder de una clase obrera en armas. Los comités revolucionarios: de defensa, de fábrica, de barrio o de localidad, de control obrero, de abastos, etcétera, fueron el embrión de los órganos de poder de la clase obrera. Iniciaron una metódica expropiación de las propiedades de la burguesía, pusieron en marcha la colectivización industrial y campesina, organizaron las milicias populares que definieron los frentes militares en los primeros días, organizaron patrullas de control y milicias de retaguardia que impusieron el “nuevo orden revolucionario” mediante la represión violenta de la Iglesia, patronos, fascistas y antiguos sindicalistas y pistoleros del Libre, pues durante una semana el paqueo (tiroteo de francotiradores) en la ciudad fue constan te. Pero fueron incapaces de coordinarse entre sí y crear un poder obrero centralizado

 Los comités revolucionarios desbordaron con sus iniciativas y sus acciones a los dirigentes de las distintas organizaciones tradicionales del movimiento obrero, incluida la CNT y la FAI, o un POUM que aún pedía aumento de salarios y reivindicaciones menores, ya superadas. Había una situación revolucionaria en la calle y en las fábricas, y unos potenciales órganos de poder del proletariado: los comités, que ninguna organización supo, quiso o pudo coordinar, potenciar y transformar en auténticos órganos de poder. La espontaneidad de las masas tenía sus límites; sus organizaciones políticas y sindicales eran limitadísimas. Ninguna tenía un programa preparado, preciso y realista, para aplicar en aquella situación revolucionaria. 

En realidad, los líderes anarquistas no sabían qué hacer con el poder, ni entendían lo que era. Frente a la amenaza fascista, que había triunfado en media España, se impuso la consigna de unidad antifascista, de unión sagrada con la burguesía demócrata y republicana. 

Más que una dualidad de poderes entre Generalidad y Comité Central, se daba una duplicidad de poderes. Y además los comités superiores de la CNT, a mediados de agosto, ya habían decidido la disolución del CCMA en cuanto las condiciones lo hicieran posible y la espontaneidad de la calle hubiera remitido lo suficiente


Pero entre tanto, desde el 19 de julio, los comités surgidos espontáneamente por doquier, imponían pragmáticamente la nueva realidad política, social y económica surgida de la victoria insurreccional obrera sobre el ejército, y en Cataluña esos comités, en la fábrica o localmente, ejercían todo el poder

EL PODER ESTÁ EN LA CALLE



El auténtico poder de ejecución y resolución estaba en la calle, era el poder del proletariado en armas, y lo ejercían los comités locales, de defensa y de control obrero, expropiando espontáneamente fábricas, talleres, edificios y propiedades; organizando, armando y transportando al frente los grupos de milicianos voluntarios que previamente habían reclutado; quemando iglesias o convirtiéndolas en escuelas o almacenes; formando patrullas para extender la guerra social; guardando las barricadas, ahora fronteras de clase, que controlaban el paso y manifestaban el poder de los comités; poniendo en marcha las fábricas, sin amos ni directivos, o reconvirtiéndolas para la producción bélica; requisando coches y camiones, o alimentos para el comité de abastos; “paseando” burgueses, fascistas y curas; sustituyendo a los caducos ayuntamientos republicanos, imponiendo en cada localidad su absoluta autoridad en todos los dominios, sin atender órdenes de la Generalidad, ni del Comité Central de Milicias Antifascistas (CCMA)


La noche del 19 no había más poder real que el de “la federación de barricadas”, sin más objetivo inmediato que la derrota de los sublevados. El ejército y la policía, disueltos o acuartelados, desaparecieron de la calle, después del 20 de julio. Habían sido sustituidos por Milicias Populares formadas por obreros armados, que confraternizaban con soldados licenciados y guardias semi uniformados en un solo bloque victorioso, que les había convertido en la vanguardia de la insurrección revolucionaria


En Barcelona, durante la semana siguiente, mientras el CCMA era aún provisional, aparecieron los comités de barrio [2], como expresión del poder obtenido por los comités de defensa, que se coordinaron en una auténtica federación urbana que, en las calles y fábricas, ejercía todo el poder, en todos los ámbitos, en ausencia de un poder efectivo del Ayuntamiento, Gobernación y Generalidad. 

Las decenas de barricadas levantadas en Barcelona permanecían aún activas en octubre, controlando el paso de los vehículos y exigiendo la documentación y el preceptivo pase, extendido por los distintos comités, como medio de imposición, defensa y control de la nueva situación revolucionaria, y sobre todo como seña de identidad del nuevo poder de los comités… 


LOS INICIOS DEL CCMA (Comité Central de Milicias antifascistas) 



…La CNT había renunciado a tomar el poder, pero no estaba dispuesta a convertirse en simple comparsa de la Generalidad, renunciando a su triunfo armado en la calle, cosa que la militancia de base tampoco les hubiera tolerado…


…El decreto de constitución del CCMA no era, pues, nada extraordinario, y contemplaba sobre todo medidas de orden público. El término de “orden revolucionario” no permite hablar seriamente de algo parecido a una dualidad de poderes, como hacen algunos historiadores. Tampoco la prensa del momento destacó como algo extraordinario la constitución del CCMA, ni la valoró en ningún momento como un gobierno revolucionario, rival del gobierno de la Generalidad.  

La Generalidad, por su parte, llevaba una existencia fantasmal, ocupándose de las tareas secundarias que el CCMA le dejaba, limitada prácticamente su autoridad a la imprenta del Boletín Oficial. 


En Barcelona los comités de defensa, transformados en comités revolucionarios de barrio, en ausencia de consignas de cualquier organización y sin más coordinación que las iniciativas revolucionarias que cada momento demandaba, organizaron los hospitales, desbordados por la avalancha de heridos, organizaron comedores populares, requisaron coches, camiones, armamento, fábricas y edificios, registraron domicilios privados y realizaron detenciones de sospechosos, y crearon una red de Comités de abastos en cada barrio, que se coordinaron en un Comité de Abastos de la ciudad, en el que adquirió notable presencia el Sindicato de Alimentación. El contagio revolucionario afectaba a todos los sectores sociales y a todas las organizaciones, que se decantaban sinceramente a favor de la nueva situación revolucionaria. 

Esa era la única fuerza real del CCMA, que aparecía ante el pueblo en armas como el organismo antifascista que debía dirigir la guerra e imponer el nuevo orden revolucionario…


[1] Del libro: “BARRICADAS EN BARCELONA. La CNT de la victoria de julio de 1936 a la necesaria derrota de Mayo de 1937”. Ediciones Espartaco Internacional.


[2] El grupo Constancia, en una reunión de grupos anarquistas y comités de defensa propuso “que nuestros representantes en el gobierno se retirasen y se nombrase entre los comités de barriada un Comité Central”. 

Véase: “Segunda sesión del pleno local de Grupos Anarquistas de Barcelona […] con asistencia de los grupos de Defensa confederal y Juventudes libertarias”. Barcelona, 24 abril 1937. La propuesta, aunque muy tardía, evidencia que esos comités de barrio seguían aún activos en abril de 1937


RICARDO - postaporteñ@ 1835 - 2017-10-18 




COLOMBIA/ Una muerte literalmente anunciada


Por NATALIA ARENAS · 18 DE OCTUBRE DE 2017

La Silla Vacía


Un día después de que el vicepresidente Óscar Naranjo dijera públicamente lo que ya todo el mundo sabía en Tumaco, que los líderes del consejo comunitario de Alto Mira y Frontera estaban amenazados, fue asesinado José Jair Cortés, miembro de la junta de ese consejo.


Es el mismo territorio donde hace 13 días fueron asesinados siete campesinos, al parecer a manos de la Policía, en medio del problema que tiene convertido a Tumaco, otra vez, en el epicentro de la guerra tras la salida de las Farc.

El asesinato de José Jair


Ayer, pasadas las cuatro de la tarde, fue la última vez que los compañeros de José Jair supieron de él.


Él era el presidente de la junta de la vereda Tiestería, que hace parte del consejo comunitario de Alto Mira y Frontera, y desde hace dos períodos era vocero de la junta de gobierno de 16 miembros del consejo comunitario.
Según informó la Defensoría del Pueblo, José Jair tenía medidas de protección de la Unidad Nacional de Protección. 

Aún así, fue asesinado después de que salió del casco urbano de Tumaco –donde estaba huyendo junto con sus compañeros de la junta por amenazas de los disidentes de las Farc (comandados por alias ‘Guacho’ y alias ‘David’) y los narcos (comandados por alias ‘Cachi’) que se oponen a la sustitución de cultivos– y había vuelto a su territorio a visitar a un familiar que estaba enfermo.


El homicidio ocurrió en la vereda Restrepo, zona 5 del consejo comunitario, a un poco más de tres kilómetros de la zona de concentración de las Farc en ese municipio y muy cerca del sitio donde fueron asesinados 7 campesinos el pasado 5 de octubre.

Hasta allá llegó el vicepresidente Óscar Naranjo este fin de semana.
“La junta de gobierno del Consejo Comunitario ha estado amenazada de tiempo atrás; ahora hay una tensión con los colonos que están ocupando ese territorio, las amenazas se han recrudecido”, dijo.


La ‘tensión’, sin embargo, no es de ahora y es tan crítica que en el capítulo étnico del Acuerdo de Paz entre el Gobierno y las Farc quedó escrito que las partes se comprometían a resolverla a través de medidas como la restitución de tierras.  
Comenzó hace más de 10 años,  luego de que el Plan Patriota del ex presidente Álvaro Uribe redujera drásticamente los cultivos de coca en Caquetá, Putumayo y el sur del Meta y los cocaleros migraron hacia el suroccidente.
Desde ese momento, los líderes de los consejos comunitarios de Tumaco vieron cómo llegaron cientos de cocaleros a ocupar parte de sus tierras colectivas, que pronto quedaron llenas de coca y vedadas a los líderes afro.


En el Alto Mira, que supera las 20 mil hectáreas, los campesinos colonos llegaron a cultivar toda la zona 5 (donde fue asesinado ayer José Jair, según información de la Defensoría) y parte de la 4.


Así, este consejo comunitario se convirtió en el lugar con más cultivos de coca en el municipio con más cultivos de coca del país. De hecho, hasta el 2015 y según cifras de Unodc, allí crecía el 4 por ciento de todas las plantas de coca que tenía Colombia.


Los nuevos vecinos campesinos pronto se organizaron en varias organizaciones como  Asominuma y comenzaron a presionar, a instancias de las FARC, para entrar en las juntas y usurpar la representatividad de los afros en su propio territorio, como advirtió el Observatorio de Derechos Humanos de la Presidencia en un informe del 2010.


Asominuma es la asociación a la que pertenecían los siete campesinos asesinados en Tumaco el cinco de octubre y, como ha contado La Silla y hemos ratificado con cinco fuentes que conocen la situación de Alto Mira, son vistos como la base social de las FARC aunque uno de sus líderes se lo negó a La Silla. Asominuma, además, ahora hace parte de la Coccam, la organización nacional de cultivadores de coca que es afín a las FARC


Los líderes del Consejo Comunitario se opusieron siempre a que los campesinos colonos se adjudicaran la representatividad de las comunidades en sus tierras. Y hasta la firma del acuerdo de paz, cuando las Farc dominaban Tumaco, fueron asesinados tres de sus líderes.


Hasta ayer, el último había sido Genaro García, presidente de la junta del consejo cuyo crimen fue cometido en agosto del 2015, en plena tregua de las FARC, y por miembros de esa guerrilla que ya reconocieron su responsabilidad por su muerte y pidieron perdón.  


Él tenía varias amenazas de las Farc encima por intentar recuperar el tejido social en su consejo comunitario y no tenía “pelos en la lengua” para enfrentarse a la guerrilla. Como contamos en ese momento, fue asesinado cuando iba a asistir a una reunión a la que lo citó un campesino de Asominuma.


La sustitución, el nuevo detonante



Aunque después del crimen de Genaro la situación en Alto Mira y Frontera se mantuvo en una tensa calma, con la política de erradicación forzada y la descoordinación de ésta con la sustitución de cultivos se volvió a encender. Y llegó a uno de sus puntos más altos con el asesinato de los siete campesinos de Asominuma hace menos de 15 días.


“¿Por qué hay Junta de Acción Comunal en un territorio colectivo de un consejo comunitario afro?,  ¿Por qué está desplazada la Junta de Gobierno del Consejo Comunitario Alto Mira y Frontera?, ¿será acaso que bajo la lupa de mostrar a los campesinos como víctimas, se pretende ocultar todos las afectaciones que han padecido el territorio ancestral y los habitantes del Consejo comunitario Alto Mira y Frontera?”, decía un mensaje que circuló en redes sociales de Tumaco tras la masacre de los campesinos. 

“La invitación es a conocer un poco más de todo lo ocurrido en esa zona del país, que al parecer se quiere privilegiar la protección a los colonos, con respecto a la población negra”.


El Consejo Comunitario de Alto Mira y Frontera no sólo acababa de denunciar que todos los líderes de la junta, incluyendo a José Jair, estaban desplazados en Tumaco por las amenazas de los grupos que se oponen a la sustitución de cultivos que la junta ha defendido.


También denunciaron que muchos de los campesinos que estaban en el lugar en el momento del enfrentamiento con la Fuerza Pública estaban siendo presionados por las disidencias y los narcos y usados como carne de cañón para evitar que avanzara la erradicación. Sobre todo en el punto donde ocurrió la masacre y donde, según supo La Silla, ahí ya se sabía que iba a llegar la Fuerza Pública a erradicar.


Aunque tanto los colonos como afros de Alto Mira y Frontera han mostrado intención de hacer parte de los acuerdos de sustitución de cultivos en Tumaco, a la incapacidad de la Agencia de Sustitución para tramitar estas solicitudes rápido, se ha sumado la disputa por la tierra.


La razón es que aunque los campesinos son los dueños de las matas de coca, la tierra es de los afros y no hay claridad todavía de hasta qué punto los colonos pueden recibir los beneficios del programa de sustitución que incluye la financiación de hasta 10 millones de pesos para hacer proyectos productivos en esa tierra.


“No hay criterios transparentes. Se van esclareciendo de región en región y de coyuntura en coyuntura”, le dijo a La Silla una fuente que ha seguido de cerca el proceso de sustitución de cultivos y pidió la reserva de su nombre. “La situación de los colonos no es nueva, pero casos como el de Tumaco están destapando los problemas que se van a repetir en otras partes del país”.


La solución por ahora parece ser que se avance en la restitución de tierras pero como le dijo a La Silla la fuente que ha conocido el caso de cerca, la Agencia de Renovación del Territorio aún no ha terminado de completar el inventario de tierras que quedó pactado en La Habana y la mayoría de baldíos de la nación ya tienen dueño. 

Por eso, no parece fácil poder entregarles tierras a los colonos.
En medio de esta olla a presión, la consecuencia no es solo que la vida de los líderes como José Jair Cortés corre muchos riesgos sino que la historia del Consejo Comunitario de Alto Mira y Frontera podría repetirse, y que la presión de la erradicación y de los grupos armados que se disputan el control del narcotráfico haga que los colonos vuelvan a moverse e invadir territorios para seguir cultivando la coca



NATALIA ARENAS| La Silla Vacía - postaporteñ@ 1835 -

 2017-10-18